La Generalitat de Catalunya espera que su tasa de reciclaje alcance el 50% en el 2020

Dpto. Prensa Recytech

La Generalitat echa en cara su conducta a las personas que no reciclan

Una nueva campaña trasciende lo pedagógico y apela a la responsabilidad del adulto en el medio ambiente.

Catalunya recicló 235.369 toneladas de envases domésticos en 2015, un 3,4% más que en el 2014

Un operario amontona residuos en la planta de reciclaje de Gavà y Viladecans en la que se ha presentado la nueva campaña.
Los anuncios de impacto de la Dirección General de Tráfico para reducir la siniestralidad tendrán continuidad en clave medioambiental. Sin llegar al dramatismo de la DGT, pero con idéntica voluntad de tocar la fibra, la Generalitat se ha marcado como objetivo incrementar el porcentaje de cerca del 40% de recogida selectiva en Catalunya, en el que se ha estancado en los últimos años.

Lo que debería ser un juego de niños, elegir el color del contenedor en el que acaban los residuos, amenaza con comprometer la sostenibilidad para las futuras generaciones. De ahí que el mensaje para agitar conciencias lo pronuncien niños, sujetos pasivos del hoy, protagonistas del mañana. Un mensaje dirigido a todos los adultos, que se podrá visualizar en los 4 espots que a partir de este viernes llegarán todos los hogares catalanes. En ellos, el tono pedagógico que imperaba hasta ahora pasa a mejor vida.

REACCIÓN

A las consignas reducir, reutilizar y reciclar se le suma ahora una nueva 'r', la de "reaccionar", como ha incidido el 'conseller' de Territori i Sostenibilitat, Josep Rull, que ha señalado a aquellos sectores de la población que se desentienden de la responsabilidad de reciclar. "Está en juego el tipo de país que queremos dejar a nuestros hijos", ha enfatizado. Por eso ha remarcado la necesidad de acometer un "cambio de paradigma" en el que lo que hasta ahora se consideran residuos pasen a ser concebidos como "recursos".

La Generalitat de Catalunya espera que su tasa de reciclaje alcance el 50% en el 2020, como reclama la UE

Un propósito que optimice las condiciones del entorno natural que quedará para futuras generaciones y, al tiempo, que consiga incrementar el impacto del sector de la gestión de residuos en el PIB de Catalunya, que Rull ha cifrado en el 6% en la actualidad. Para asumir esos retos, el Govern pretende seguir el trazo marcado por la UE, que reclama a sus países que la tasa de reciclaje llegue al 50% en el 2020 y al 70% 10 años después.

Con porcentajes próximos al 90% en el reciclaje del vidrio y entre el 70% y el 80% en el resto de envases, Rull ha dejado claro que el gran reto para alcanzar los objetivos comunitarios tienen que ver con la materia orgánica, "el punto débil" del modelo.

EL MENSAJE

Con los segundos marcados por un reloj como sonido de fondo, dos niños se dirigen a la ciudadanía y apelan a intervenir sin esperar a un futuro de desenlace incierto. Rostros de inocentes niños que, sin embargo, plantean preguntas incómodas y reflexiones que remueven conciencias. "Pasas de separar tus escombros; es más fácil ponerlo todo en la misma bolsa... ¿Y mi futuro? ¿También va en esa bolsa?", pregunta una niña. "¡Ah, que no es tu problema! Que ya reciclarán los otros... Pero, ¿quién? ¿Tus hijos o los hijos de tus hijos? Para ellos ya será demasiado tarde", espetan los chavales en otro de los anuncios.

La controversia del 'Envàs, on vas?'

La campaña precedente en materia de reciclaje tuvo un enfoque pedagógico, pero acabó convirtiéndose en foco de controversia. Bajo el título ‘Envàs, on vas?’, tres actrices trataban de orientar al ciudadano sobre el destino de cada envase. Organizaciones ecologistas y formaciones políticas como ICV consideraron que el contenido era “confuso” dado que los residuos de plástico o vidrio que no fueran envases también podían acabar en los contenedores. En su opinión, se desorientaba al ciudadano, acostumbrado a realizar la separación por tipo de material, fuera o no envase.

ver vídeo